jueves, 28 de julio de 2011

CENSURA EN EL FESTIVAL DE TEATRO DE MERIDA

Como muchos de ustedes ya sabrán, la dirección del Festival de Teatro de Mérida ha decido retirar la imagen que acompaña esta entrada de la exposición "Camerinos" debido a las quejas que parece ser que han recibido por parte de cierto número no especificado de ciudadanos.

Desde este blog, hemos mandado a la oficina del festival la protesta que reproducimos a continuación:

"Muy señores míos,

El presente escrito es para mostradles mi total desacuerdo con la castración efectuada sobre la exposición "Camerinos", programada dentro de las actividades de la presente edición del Festival de Teatro de Mérida.

Dicha exposición, según datos de ustedes mismos, obtiene la más alta valoración para un 95 % de los visitantes encuestados.

No se entiende que, en pleno siglo XXI, los poderes fácticos de siempre tengan el poder de censura que con vuestra decisión les otorgáis, haciendo caso a una minoría que, envalentonada por el poder que sabe que posee, anda siempre quejándose por las cosas más nimias, y supongo, regocijándose después en sus victorias en la lucha que mantienen sobre la libertad de creación y de expresión.

Estamos de acuerdo en que el arte no debe servir de pretexto para la ofensa, pero también debemos estarlo en que se ofende quien quiere. La imagen censurada en esta ocasión no es más que una fotografía tomada en los camerinos en los instantes previos a una función, que dicho sea de paso, se representó hace seis años en el María Guerrero sin que se levantara polémica alguna.

El arte no es ofender, pero sí debe ser hacer pensar, ofrecer visiones alternativas, porque de no hacerse así, estamos ante simple espectáculo vacío de contenido.

Es una lástima que aún en los tiempos que corren, cualquier imagen que referencie a iconos católicos necesiten del "Imprimatur" oficial para no ser víctima de la censura.

Y en el caso particular que nos incumbe, ¿cómo es posible que dicha imagen ofenda a nadie, si es desde la esfera católica desde donde se multiplican por miles las representaciones de Cristo durante la Semana Santa?, ¿no ofenden estas representaciones a veces de pésima factura?.

En fin, que solo era mi intención que sepan que es imposible satisfacer a todo el mundo, y que con la decisión que han tomado, han satisfecho a los de siempre, pero son, a mi parecer, muchas más las personas a las que han defraudado.

Un saludo.
http://azotededioses.blogspot.com"

Si alguien está interesado en contactar con el festival, la dirección es oficina@festivaldemerida.es.

LA LEY DE BOYLE Y EL INFIERNO.

El siguiente texto supuestamente corresponde a un examen de química. De ser cierto, desde luego el alumno merecía el sobresaliente obtenido.

"La siguiente pregunta fue hecha en un examen trimestral de química en la Universidad Complutense de Madrid. La respuesta de uno de los estudiantes fue tan 'profunda' que el profesor quiso compartirla con sus colegas, vía Internet; razón por la cual podemos todos disfrutar de ella.

Pregunta: ¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)? La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime).

Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:

'En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa total del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas. En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones: la mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al Infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno.
Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial.
Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno: según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas. Hay dos posibilidades:

1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.
2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.
 

¿Qué posibilidad es la verdadera? Si aceptamos lo que me dijo Ana en mi primer año de carrera ('hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo'), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número 2 es la verdadera y por tanto daremos como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Ana no paraba de gritar '¡Oh, Dios mío!'. 

Dicho estudiante fue el único que sacó sobresaliente."

En Azotededioses dudamos (es nuestro sino), de la veracidad de tal "examen"; la respuesta ofrecida nos parece demasiado audaz y atrevida como para ser cierta; de serlo, "chapeau" por el alumno y "chapeau" por el profesor que lo premió con un sobresaliente.

martes, 19 de julio de 2011

lunes, 18 de julio de 2011